11/2/08


Curiosea un dibujo alrededor de una mano
que lo compone.
Curiosea descuidado, imprevisto, calmo,
porque sí,
por hacer tiempo mientras lo terminan de
precisar.
Y las líneas lo van enmarcando,
y los colores lo van agitando
( alguien grita que lo están ensuciando)
Calmo. El dibujo se contonea casi acabado
y quiere adquirir movimiento.
Quiere ser un dibujo animado, mimado,
fotografiado.
Casi ser una ficción y salir, como muchos otros,
en la televisión.
Mientras esto sueña el dibujo,
la mano desnuda, firma otro y otro color.

aquél va a ser, sin duda, un dibujo
como las nubes, el mar y el sol.
Después de tantos matices, de tantos ir y venir,
de tanta curiosidad y expectación,
la mano abomina del dibujo
y lo enfila para el paredón.
Quiero que vayas a la papelera, ya,
sin remisión.
Tiembla el dibujo de miedo
y sus colores se agitan, como en rebelión.
Un niño que pasa se prenda de aquella ilusión
y vuela con ese dibujo porque,
casi sin darse cuenta,
se ha hecho con él,
un avión.

Para Txema.

Paco

1/2/08


"Va bien refrescar las cosas y renovarse un poco. Los cambios siempre son positivos".
Antoni Tapies (febrero 2008 el País)